Salto al progresivo

Una de las grandes preguntas para las personas que comienzan con la presbicia es cuándo deben comenzar con el uso de una lente progresiva y si se adaptarán a ella.

Primero hay que saber que la presbicia es una condición fisiológica que experimenta todo ser humano en una franja de edad, teniendo su comienzo entre los cuarenta y cuarenta y cinco años dejando de enfocar los objetos cercanos con la nitidez que hasta ese momento teníamos. De esta forma, se necesita una ayuda adicional para volver a enfocarlos.

La presbicia no sólo afecta a la visión próxima sino también a la visión intermedia, siendo hoy en día una de las más importantes ya que es la distancia de trabajo con ordenador.

Con las lentes progresivas lo que conseguimos es una graduación óptima para todas las distancias, ya que cubrimos la visión de lejos, la intermedia y la visión de cerca sin perjudicarnos, sin forzar la vista,  puesto que de esta forma tenemos el sistema visual relajado y perfectamente corregido.

Además hay que resaltar la comodidad de ver bien siempre, sin tener que quitarnos las gafas para enfocar distintas distancias.

Hoy en día existen distintas gamas de progresivos que se adaptan a nuestro estilo de vida, potenciando la distancia a la cual le damos más uso a lo largo del día.
No dudes en preguntarnos cuál es el mejor para ti.